El doctor Álvaro Juano es el responsable del Servicio de Rehabilitación del Hospital Universitario HLA Moncloa. Este especialista en Medicina Física y Rehabilitación, también integra la Unidad de Accidentes de Tráfico del centro.

El hospital cuenta con un nuevo gimnasio de rehabilitación. Doctor, cuéntenos qué se van a encontrar los pacientes que demanden sus servicios

Se trata de un espacio amplio y moderno, con una sala de espera propia, y que se ha dotado con maquinaria y equipamiento avanzados para llevar a cabo las últimas técnicas para la rehabilitación musculo-esquelética y cardio-respiratoria. Nuestros servicios se enfocan principalmente a pacientes que hayan sufrido un accidente de tráfico, presenten patologías cardio-respiratorias, estén hospitalizados tras procesos quirúrgicos o lleven mucho tiempo hospitalizados debido a diversos cuadros clínicos.

Contamos con boxes y camillas para el abordaje individual, como así también con la dotación habitual de este tipo de servicios como pesas, espalderas o bicicletas estáticas. Disponemos de equipos de electroterapia como microondas, infrarrojos, láser o TENS, para la electroestimulación, ultrasonidos o magnetoterapia convencional y portátil. Con todo esto, abarcamos un amplio abanico de tratamientos para numerosas patologías.

Usted también forma parte de la Unidad de Accidentados de Tráfico ¿cómo se enfoca la rehabilitación para estos pacientes, particularmente?

Para aquellas personas que hayan sufrido un accidente vial, ya sea como peatón, conductor o pasajero de un vehículo, ofrecemos asistencia integral bajo el convenio nacional de asistencia sanitaria UNESPA, que establece que el paciente reciba el tratamiento que necesite hasta su recuperación, sin coste para el lesionado, tenga o no seguro de salud privado e independientemente de quién sea el responsable del siniestro.

En estos casos, nos centramos en la atención temprana para el diagnóstico y tratamiento precoz de las lesiones que pudieran haber sido causadas por el suceso. El objetivo es conseguir una recuperación satisfactoria, evitando la cronificación de secuelas. En estos cuadros clínicos es fundamental que el tratamiento sea especializado, ágil e inmediato.

Dr. Juano, es usted experto en rehabilitación cardíaca y respiratoria, y es una de las áreas que abarca este servicio. ¿Qué puede contarnos de este enfoque asistencial?

Efectivamente, se ha dotado este servicio de los recursos humanos y técnicos necesarios para tratar a personas con afectación cardiaca y pulmonar como cardiopatía isquémica, insuficiencia cardiaca, EPOC, hipertensión pulmonar, recambio valvular, cardiopatía congénita, etc. Incluso, estamos preparados para ofrecer asistencia a pacientes de alta complejidad como pueden ser aquellos que se han sometido a una intervención de trasplante.

Con estos casos, nuestro objetivo es alcanzar una mayor capacidad funcional y, en consecuencia, mejorar su calidad de vida. Para ellos, diseñamos programas de tratamiento individuales, según la patología de origen y las particularidades del paciente.

La seguridad y el seguimiento de la evolución del cuadro clínico son constantes y se aplican durante todo el tratamiento, ya sea en cicloergómetro o en tapiz rodante, donde de manera segura al estar monitorizado el paciente en todo momento, observamos la respuesta del cuerpo a la actividad física.»

En una disciplina como la rehabilitación, donde en ocasiones no es posible conseguir la recuperación total de las funcionalidades previas del paciente al incidente que lo lleva a pedir ayuda ¿Cómo valoráis la eficiencia del tratamiento?

Cuando una persona llega a nuestro servicio, y antes de comenzar cualquier tratamiento, pasa una valoración médica que nos permite a los especialistas conocer pormenorizadamente cuál es su problema de salud y cómo afecta a su vida. Esta anamnesis nos permite diseñar y pautar el tratamiento rehabilitador que mejor se adecúe al caso y nos permita evaluar los avances que vayamos consiguiendo.

Por ejemplo, los pacientes que presentan patologías cardio-respiratorias pasan una primera prueba Gold Standard, se trata de un ejercicio de esfuerzo con consumo de oxígeno que nos permite conocer objetivamente su capacidad real. A través de una central de monitorización, registramos continuamente constantes como la tensión arterial y saturación de oxígeno, mientras que el estado del corazón lo vemos mediante un electrocardiograma.

Para poder valorar la eficacia del tratamiento implementado, al finalizar el programa de entrenamiento, volvemos a realizar la prueba y evaluamos las mejoras. Esta información nos permite también establecer las pautas necesarias que deberá seguir el paciente en su día a día, generalmente orientados a mantener la actividad física y hábitos de vida saludable”.    

Todos sabemos que la falta de movilidad durante cierto tiempo causa un grave deterioro físico. Este es el caso de los pacientes hospitalizados de larga estancia que tratéis. ¿Cómo abordáis estos casos?

En efecto, las personas que pasan largos periodos de tiempo encamados van perdiendo funcionalidades físicas, progresivamente. Los pacientes pueden encontrarse en esta situación, por ejemplo, tras someterse a procedimientos quirúrgicos o como consecuencia de largas estancias hospitalarias por diversas causas, ya sea en planta convencional o en Cuidados Intensivos.

Este importante deterioro físico puede afectar a los nervios (polineuropatía) o afectación de los músculos (polimiopatía). Con estos pacientes iniciamos el tratamiento de rehabilitación a lo largo del ingreso, pudiendo hacerlo en la propia habitación, si la situación del paciente lo exige, o las instalaciones del gimnasio. En estos casos, nuestra finalidad es que la persona comience la recuperación de cierta funcionalidad y autonomía para que al volver a casa las limitaciones tras el alta sean menores.

Puedes escuchar al Dr. Álvaro Juano en su entrevista en A Media Sesión en Intereconomía Radio


Información sobre el gimnasio de rehabilitación en:

También te puede gustar: